viernes, 9 de junio de 2017

Me renuevo en el agua

El agua es mucho más que moléculas formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno unidas por un enlace covalente y que interactúan entre sí a través de puentes de hidrógeno.

El agua es la fuente de la vida, dándole a todo organismo el medio propicio para existir. Adicionalmente, el agua sirve para limpiar, para remover impurezas, suciedad. En mi caso, el agua no sólo me limpia por fuera, sino que tiene un efecto renovador también a nivel del alma, la sana, la hidrata, la limpia, la llena. Pero también me ayuda a esconderme, a desaparecer del mundo (al menos en mi cabecita), y cuando lloro, mis lágrimas se mezclan y desaparecen también.

Por este efecto tan curativo, tan necesario, acudo lo más que puedo a espacios con cuerpos acuáticos, en los que puedo sumergirme en mi propio espacio de felicidad. De las mejores sensaciones que puedo experimentar es estar inmersa en una laguna o un río, rodeada de naturaleza, de plantas, de frescura, de vida.

Este último año ha sido demasiado intenso, he perdido personas que significaron mucho en mi vida, y los únicos momentos de verdadera plenitud los he vivido en el Lago Petén Itzá, en el Lago Atitlán, en el río Napo, en el Océano Pacífico. Nadando fui dejando poco a poco el dolor en el agua, y fui calmando el espíritu, ese que no encuentra sosiego fácilmente, y por ello me siento muy agradecida con este líquido celestial.


Me renuevo en el agua, y es por ello que seguiré acudiendo a ella cada vez que sea necesario, buscando paz, buscando vida.

martes, 2 de febrero de 2016

Sueños de verano

Una de las mayores ilusiones con las que inicié el año, no eran los festivales musicales, era poder conocer de dónde vienes, conocer tus raíces, eso que te hizo ser la excelente persona de la que me enamoré.

Soñaba con sentir ese frío sobrecogedor, que te llega hasta los huesos, siendo contrarrestado por tu calor. Derretirme al verte feliz, al saberte feliz, al sentirte feliz.

Soñaba con esos páramos que tanto te apasionan, que los llevas en el corazón, y pensaba que me podría por algún momento fusionar con todas esas sensaciones tuyas.

Anhelaba conocer a tu gente, a esa mujer hermosa que te dio la vida, a ese hombre que te amó y formó, a esos amigos que te acompañaron en tu vida anterior. Escuchar a los tuyos y a ti hablar, con ese acento que me ha tenido alucinando por tanto tiempo.

Sería el mejor verano que habría pasado hasta ahora, y era porque llegaría a ser por un instante parte de ese mundo que te ha llevado a ser ese hombre maravilloso, lleno a su vez de sueños, de metas hermosas.

Deseaba con todo mi ser poder compartir todo eso, pero en mi caso, muchas veces los sueños se quedan sólo en eso, no se llegan a concretar.

Guardaré de igual forma todo eso como un bello recuerdo de una ilusión que me mantuvo viva y feliz.

Te amo hasta siempre.

domingo, 31 de enero de 2016

10 meses

Fueron 10 meses maravillosos junto al hombre más bello. Muchas ilusiones, muchos sueños despertaron, me llenaron y su amor me envolvió dulcemente.

Ahora, es momento de borrar ilusiones, modificar sueños y tratar de levantar el rostro y seguir sonriendo. Luchar por no caer en depresión, pero sobre todo, estar agradecida por lo que pasó y porque mientras haya vida, hay esperanza.

Mi corazón no para de llorar, y esta ruptura interior eventualmente me hará más fuerte. Pero por ahora, tengo un duelo, y no lo puedo evitar.

Mi Carlitos bello, mi amor, sólo espero que seas muy feliz, y que encuentres tu camino lleno de plantas y mucha frescura, que el agua te renueve el alma constantemente.

Me hubiera encantado concluir algunos planes, como el viaje a México, conocer tu país y tu mundo, pero supongo que en otra vida, en otras circunstancias, tal vez se hubieran podido dar.

Te llevo grabado en mi memoria, en mi corazón, y he construido una pequeña casita en mí, cómoda, linda y acogedora para que tu recuerdo tan dulce la habite.

Te amo, hasta siempre.

Mayra.

sábado, 16 de enero de 2016

Dejando de creer

A veces simplemente se deja de creer. Las acciones dicen más que mil palabras y lo que me han demostrado últimamente es que mi compañía en la cama es grata, pero en el resto de la vida no.

Por un lado, me quedo tranquila, pues a pesar de mi carácter volátil y algunos issues emocionales, siento que he dado todo mi ser a la persona que amo, y entiendo que nunca será suficiente. Yo no soy lo suficientemente libre, ni inteligente, ni interesante para la gente genial.

Por otro lado, la tristeza que me invade es grande, pero trae consigo cierto consuelo.  Sólo espero nunca haberle causado a él ni un poco del dolor que él me ha causado a mí (con o sin querer). Sé que después de esto habré cambiado tanto que pareceré irreconocible, pero como el fénix, tendré que aprender a renacer de las cenizas.

Tengo muchísimo qué decir con respecto a este tema que para mí se ha tornado tan complejo, pero por ahora esto es lo único que escribiré.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Ruptura interior

Hay circunstancias que no sólo te dejan pensando, también te rompen en pedazos.

De joven, hablaba con mi mejor amiga sobre el dolor y cómo lo manejamos. Todo se resume a que no importa si alguien pierde a su mascota (una tortuga, por ejemplo) y alguien más pierde a su hermano, el dolor que cada uno experimenta puede llegar a ser comparable, dependiendo de la importancia que cada uno le de a su pérdida.

Sin embargo, con el tiempo uno va aprendiendo a hacer una de dos cosas, que te pelen las cosas o ignorar un poco el dolor y suprimirlo para continuar con la vida.

Termino el 2015 con el corazón en la mano, un poco herido, observándolo, contemplándolo y admirando su complejidad, un poco también su belleza, pero sobre todo con la certeza de quererlo cuidar y resguardar a toda costa.

El 2015 ha sido tal vez el año más intenso que he vivido hasta ahora, lleno de amor, de lindas experiencias, de amigos y también de golpes económicos, quebrantos de salud y una lucha constante por mantener la salud mental y emocional (no siempre ganada, pero seguimos luchando).

No me fue nada mal, tomando en cuenta que no tenía ningún tipo de expectativa sobre el año, pues ya no acostumbro a tener propósitos a inicio de año, así que sólo puedo poner todo en la balanza y entender que siempre tengo más cosas lindas que decepciones. Ante todo, termino el año llena de agradecimiento por todo.

Para el nuevo año que comienza en unas horas, sólo queda decirle que acá estoy, lista para lo que trae, que sé que será un roller-coaster de emociones y cosas duras también, pero que no quiero desperdiciar mucho tiempo en sufrir, sólo sufriré lo necesario para sacar mi aprendizaje, pero por lo demás, quiero estar feliz, quiero construir buenas memorias y darle importancia a lo que la merece.

Con respecto a los propósitos, sí tengo varios, y romperé mi tradición de no tener expectativas, porque hay ciertos objetivos puntuales que sí tengo en mente y que quiero alcanzar.

En cuanto a la herida de fin de año, me toca observarla, cuidarla y tratar de sanarla, ara que no sea un impedimento en mi camino. Cambiaron las cosas, sí, esperando que el cambio sea favorecedor, pero sobre todo, que sea para mi protección y auto conservación.

Así que todo listo para seguir adelante y evitar ver atrás, y que los nuevos tiempos traigan nuevos retos, nuevos sentimientos, nueva música y sobre todo, nueva voluntad. Estaré dispuesta a estar con la gente que de verdad me quiere en su vida, y para todo lo demás, paz ante todo.