lunes, 16 de marzo de 2015

Ensueños

Una de las cosas que más disfruto es soñar. Sin importar si el sueño es bueno o malo, me encanta saber que mi imaginación es capaz de crear escenarios fantásticos, surreales, que me hacen sentir viva no sólo mientras sueño, sino también al recordar esos espacios mentales, esas ideas vívidas.

La definición dice que los sueños son manifestaciones mentales de imágenes, sonidos, pensamientos y sensaciones en un individuo durmiente, y normalmente relacionadas con la realidad. Además, cabe mencionar que el soñar es un acto totalmente involuntario, lo cuál lo hace aún más interesante.

Los sueños siempre me han ayudado a conectarme en cierta forma con pensamientos que temo mostrar al mundo, e incluso a mí misma, me ayudan a identificar ciertas preocupaciones o pensamientos recurrentes, y algunas veces me ayudan dándome herramientas para un autodiagnóstico muy amateur de lo que va ocupando mi mente.

Si algo es cierto, es que mi imaginación no tiene límites, y esa debiera ser nuestra inspiración diaria, el hecho de saber que los límites (en muchas ocasiones) los ponemos nosotros, y si aprendiéramos a retarnos un poco más, alcanzaríamos muchos de nuestros objetivos.


2 comentarios:

David Numeritos dijo...

Luego de leer el primer párrafo no sé qué pensar.. rara vez recuerdo lo que sueño D:

Mayra Benitez dijo...

Creo que yo recuerdo los sueños por épocas, hay épocas en las que los recuerdo todos los días, luego dejo de soñar.