sábado, 19 de julio de 2008

Conversaciones importantes


Últimamente no he salido casi nada, he estado en mi casa, haciendo parte de lo que se supone que debería hacer. En este tiempo no he podido evitar pensar en todo lo que podría estar haciendo si no tuviera ninguna responsabilidad, y he encontrado que mi vida no tendría ningún sentido. Es por ello que agradezco a Dios por las responsabilidades, porque me dan algo que hacer, algo que perder, algo que esperar, algo con qué soñar...


En esta ocasión quiero agradecer públicamente a dos personas, que aunque no lo crean, y talvez debido a mi incomunicación con el mundo, me han dado buena plática. La primera de ellas es Cristián, un amigo que es bastante sensible, centrado, honesto y bastante atinado, me recordó el gran trabajo que hace una madre en su hogar, y lo importante que es su presencia en la vida familiar. De esta forma aprovecho para mandar un gran saludo a todas las madres dedicadas, que han dejado algunos gustos por cuidar a sus familias, como lo han sido mi mamá, la mamá de Cristián, y muchas otras que encajan en el perfil.


Este amigo me recordó también que el hecho de dedicarse a la familia no quiere decir olvidarse de uno mismo, sino más bien, realizarse en todas las áreas importantes, estableciendo las prioridades debidas. Todo esto fue reconfortante, pues hay momentos en los que pienso en los estudios que me están esperando aún, en los momentos agradables con mis amigos, y algunas otras cosas. Pero todo esto me lleva a ver que tengo que esforzarme el triple por aquéllo que me importa, para no embarrarla. Así que por todo eso, gracias Cristián!


La otra conversación determinante en estos últimos tiempos fue una ciber-conversación con Andrea, a través del msn. Hablando con ella recordé lo importante que es no luchar solo, lo importante que es pedir ayuda, pero pedir la ayuda indicada, y lo importante que es esperar, esperar con Fe, y saber que todo lo que pasa para los que aman a Jesús es para bien. Por último recordé de lo importante que es el HOY, y que hay que aprovecharlo al máximo.


Ahora sólo me queda esperar que mi alma pueda ser salvada, y todavía me queda aprender a callar, a no renegar de nada, ni de lo bueno ni de lo malo, y me queda aprender a escapar de la mediocridad del mundo, esa mediocridad que a veces me envuelve y me cega. Espero que HOY pueda ser mejor.

1 comentario:

Andrea dijo...

No sabés lo feliz q me hace el saber q Diosito te habló x medio de mi. Me siento muy contenta de q tu mentalidad haya cambiado, xq de verdad creo firmemente que sos una mujer maravillosa, llena de cualidades, aunq a veces seas tú misma quien no se las crea. Ya sabés que contás conmigo para todo, en cualquier momento, a cualquier hora, ahí estaré yo, Andrea, tu hermana, para ayudarte a levantarte cuando estés abajo, para reirme con vos de la vida, para llorar en la tragedia y agarrarle las nalgas a las oportunidades cuando éstas nos den la espalda. Sos de las personas más importantes de mi vida y le agradezco a Dios xq segís vigente en ella. Ánimo Mayrita, recordá que (aunq se oiga muy gastado) después de la tormenta viene la calma, o si no, no hay mal q x bn no venga... ánimo mi linda! te admiro mucho y te quiero más todavía. Dios te bendiga hoy y siempre a ti y a tu hermosa familia. Besos!