jueves, 17 de julio de 2008

Divagando

En realidad no me considero una persona fanática a expresar lo que siente en público, y no sé si es por mi inseguridad o por mi vida tan poco interesante, aunque en realidad creo que es un poco de las dos... En fin, ahora estoy tratando de hacer algo diferente y de sacar un poco de lo que hay adentro, pero tendrá que ser poco a poco, para no abrumarme a mí misma. Espero que este cuento sirva como catarsis...

Estoy pasando por una situación bastante desagradable en mi vida, y creo que es una de esas cosas que no está ocurriendo ahora, sino que viene desencadenandose desde hace tiempo para culminar en este desastre actual.

Gracias a mis experiencias pasadas, he logrado aprender que en esta vida, todo lo que vale la pena cuesta, y cuesta mucho, pero lo que no vale la pena también cuesta. Claro este verbo "cuesta" fue usado en distintos sentidos. El primero se refiere al esfuerzo que se hace para alcanzar eso que se desea, eso que tanto vale, mientras que el segundo se refiere en sí a un precio que uno paga por obtenerlo, y al mencionar que se paga, me refiero a que uno pierde algo, hay un precio por ese algo deseado. Generalmente este precio es alto, y es la vida misma, la cual uno pierde en un afán de conseguir algo inadecuado, innecesario y sobrevalorado. Espero de ahora en adelante, tomar las decisiones más sensatas, luchar sólo por lo que vale la pena, y no perder mi tiempo en más idioteces.

1 comentario:

Chris Warfield dijo...

Bienvenida y felicitaciones por este inicio... cuesta mantenerse bloggeando asi que animo!!!
Saludos
Chris Warfield.