lunes, 8 de septiembre de 2008

Chulada de paisanos!

Guatemala es un país colorido, en todos los aspectos de la palabra, hay bellos paisajes, hay diversidad étnica, y por ende, cultural, y hay gente q le saca a uno los colores.

Este fin de semana fue uno entre pocos últimamente, bastante familiar. El sábado fuimos a un evento y tuve el gusto de ver a mucha gente que tenía ratales de no ver, y los nenes se la pasaron muy bien con sus primitos (la verdad es que ni sé que son de ellos, pero pongámosles primos). Luego ayer, pues vimos al resto de la familia que nos faltaba, y pasamos un rato bastante agradable.

Hoy por la mañana, llevando a mi nena al cole, escuché un ruido raro en la parte delantera del carro, pero me paré, me bajé del carro (como no la mecánica experta... jajajaja) para revisarlo, talvez tenía algo atorado o yo qué sé, y nada, entonces seguí mi camino tranquila. Regresé a mi casa, y luego me disponía a salir de nuevo, con mi esposo y mi bebé, y el ruido cada vez estaba peor. Al no saber ni qué rayos pasaba, decidimos pasar a un pinchazo que es lo que nos quedaba más cerca, donde talvez alguien tenía idea de qué onda con el carro.

Nos dirigíamos hacia nuestro destino, cuando el carro comenzó a sonar cada vez peor y peor, y en eso, tronó. Todo oscuro un momento. Siguiente imagen, la llanta izquierda delantera volando del otro lado de la calle, rodando y rodando... En el carril contrario, un mega trailer, que por tratar de esquivar la mugre llantita, metió el gran frenazo y se barrió cerdamente. A pesar de que la llanta ya no estaba en el carro, en un afán de esquivar el camionazo, pues tuvimos que avanzar otro poco sobre el disco del carro, el cual quedó bastante lastimado.

Luego la adrenalina se apoderó de nosotros, y mi esposo corrió al pinchazo, q estaba a menos de media cuadra, y yo me dediqué a buscar las tuercas del carro, de las cuales sólo encontré una, y era la tuerquita de seguridad que tiene nuestro pequeño Sansón (como lo bautizó mi nena porque nos ha aguantado de todo y seguía fuerte, como Sansón). Al estar ya un poco más tranquilos, y revisando detenidamente los daños, nos dimos cuenta de que en realidad, sólo esa tuerca había sido forzada, mientras que en el aro, el agujero de las otras tres tuercas estaba súper rayado. Amablemente los del pinchazo nos auxiliaron, y con 2 lagartotes tuvieron que subir el carro, para poder poner la llanta de nuevo.

La conjetura a la que llegamos es que probablemente, en alguno de los lugares que estuvimos ayer, se intentaron robar la llanta, y al no poder quitar la tuerca de seguridad, la dejaron allí, pero obviamente, esas ratas mediocres no se iban a poner a colocar de nuevo los otros chuchos, sino que dejaron el trabajo a medias y se las pelaron, y todo esto desembocó en el suceso de hoy.

Gracias a Dios, los tres estamos bien, y los daños no pasan de haber perdido las tuercas, y la lodera que quedó hecha desgracia (ya me he contenido como 3878 veces de no escribir groserías, pero la lodera se hizo mierda) por haber tenido que soportar el peso del carro, ahora todas las llantas tienen sólo 3 chuchos y saber ni cuándo vamos a poder arreglar esto. A lo anterior se suma que se jodió el disco de la llanta, la suspensión, y probablemente la muleta, y hace un ruido horrendo al caminar, por lo que ya mejor ni lo voy a usar. Pero si hubiéramos ido en la carretera o en una calzada un poco más rápido, talvez la historia no sería la misma, y hubiera podido tener mayores repercusiones.

Es una vaina todo esto, porque últimamente mi vida ha recibido varios golpes, y de forma indirecta ya van varias veces que me afectan actos de delincuencia, realizados por huevones hijos de perra que no tienen nada bueno que hacer y que se dedican a joder a los que ya estamos jodidos, como dicen por allí, "Del árbol caido todo el mundo hace leña". Ojalá que a nadie más le pasara esto tan espantoso, que muchas veces termina en tragedia, y ojalá que este país fuera diferente, un poco menos colorido en algunos aspectos, y que ese sueño dorado de la seguridad nos alcanzara.

3 comentarios:

Cris Guerra dijo...

mire a donde me vengo a enterar de esto... espero que no salga muy caro el chistecito de esos imbéciles y que el susto haya pasado también.

Aprovechados de mier...!

Saludos, gracias por visitar el blog, ando abstraido ocupado en ya sabe usted que y cuesta enterarse de mas cosas.
Saludos

Andrea dijo...

realmente siento mucho lo ocurrido Mayrita, pero como tú decís... Gracias a Dios no pasó a mayores. Definitivamente, este país es muy lindo, colorido, con paisajes espectaculares... pero en lo q respecta a calidad de vida y seguridad, es una real porquería!
Que bueno q están bien...

Cristian Mejia dijo...

Parece que le querian quitar el pelo a Sansón, jajajaja! Que bueno que no paso a mayores. Saludos.